• Teamy360

El equipo emprendedor, ¿cómo armarlo?

En general, se pone foco en la venta, en el desarrollo del producto y en levantar recursos. Sin embargo, son pocos los emprendimientos que desde un comienzo se preocupan de manera efectiva de ir formando un equipo que se convierta en la base de una gran organización.


Formar un buen equipo emprendedor desde el inicio es crucial para que un emprendimiento tenga éxito a largo plazo. Parece fácil, pero no lo es tanto. Ya vimos en un artículo anterior (¿Porqué fracasan tantos emprendimientos?) que tener el equipo de trabajo incorrecto es la tercera gran razón de fracaso de un emprendimiento.


La historia nos ha mostrado la importancia del equipo de trabajo. Sobretodo por parte del equipo emprendedor inicial, pues son los que establecen la visión y valores centrales que definirán gran parte del futuro de la startup. Podemos tomar el caso de conocidas empresas como Intel, Microsoft, Apple o Google que partieron sólo con un par de socios en el equipo emprendedor. Sin embargo, con el tiempo fueron capaces de constituir equipos interdisciplinarios de trabajo que lograron complementar sus personalidades, puntos de vistas y habilidades para crear grandes organizaciones que perduran al día de hoy.


A continuación, te compartimos 5 sugerencias que debes tener en cuenta al momento de armar tu equipo emprendedor inicial:


1. Definir el perfil del equipo emprendedor


Preocúpate de formar un equipo por personas que posean valores, intereses y personalidades similares, pero que a la vez sean diversas en experiencias, disciplinas y conocimientos. La finalidad es poder combinar respetuosamente sus habilidades en función del objetivo del emprendimiento para maximizar el rendimiento.


Tu equipo debe ser capaz de adaptarse rápidamente a los cambios, ya que suele estar expuesto a distintos factores como discusiones, cambios en la temática, conflictos de intereses, nuevas regulaciones, presiones del entorno, entre otras.


Así que, con el tiempo evalúa estratégica y constantemente su composición para mantener un equipo eficiente.


2. Definir roles y tareas


Mantén tu equipo de trabajo ordenado definiendo los roles y tareas de cada integrante del equipo emprendedor. Inicialmente las descripciones de los roles suelen ser generales cuando existen pocos miembros, pero a medida que el equipo crece es necesario especificar los roles con mayor detalle para evitar superponer responsabilidades que pueda conllevar malentendidos a futuro


Si bien los roles a definir pueden depender del rubro, de los objetivos del momento la startup o de quien te asesore, te recomendamos como primera aproximación que el equipo emprendedor inicial esté formado por 2 o 3 personas que sean capaces de suplir las siguientes áreas:


  • Área Técnica: persona que maneje el conocimiento técnico propio del rubro del proyecto para liderar el diseño y desarrollo experimental y/o ingenieril del proyecto.

  • Área Comercial y Financiera: persona que se encargue de liderar las necesidades de capital de los proyectos, de la inversión, de los productos y/o servicios y de las presentaciones en concursos o ante inversionistas.

  • Área Operativa: persona que se encargue de liderar las tareas rutinarias y logísticas del proyecto.


3. Mantener una comunicación constante y efectiva


Cuando existen problemas de comunicación comienzan a aparecer distintos problemas en las relaciones de los integrantes que perjudican el desarrollo del emprendimiento. Así que, procuren mantener una comunicación fluida, constante y sincera entre todos los miembros.


Si llegan a tener inconvenientes, las conversaciones “cara a cara” son una buena oportunidad para que cada miembro, de manera transparente y respetuosa, comunique sus inquietudes. Así, pueden converger en soluciones comunes. Esta dinámica también es útil para anticiparse a los problemas si se realiza periódicamente.


4. Definir claramente las reglas de convivencia


Cuando las relaciones internas del equipo se vuelven tensas los equipos decaen. En general, esto ocurre cuando desde el inicio no existe acuerdo explícito de las reglas de convivencia o de retribución de los miembros del equipo. Se termina discutiendo con argumentos sostenidos desde los intereses personales y no de la organización.


En nuestra experiencia, este es uno de los motivos que menos se trabaja en los emprendimientos. Con justa razón se coloca el foco en desarrollar un producto o servicio, en vender y en conseguir recursos para (muchas veces) sobrevivir, sin embargo, son muy pocos los equipos que realmente logran crear desde el comienzo un equipo sano y con las reglas claras, no solo en el aspecto técnico, sino también en el trato entre sus miembros, en el respeto por la diversidad y con énfasis en la multidisciplina y los desafíos que eso conlleva.

Por este motivo, es muy recomendable conversar y acordar desde el inicio aspectos como responsabilidades de los roles, maneras de repartir la retribución cuando el emprendimiento es exitoso, qué hacer cuando uno de los miembros no cumple sus funciones, los valores y objetivos del equipo, entre otros.


5. Incluir asesores o mentores


Adentrado en el proyecto, es recomendable incluir al equipo de trabajo personas con mayor experiencia que puedan actuar como mentores para colaborar en distintas aristas del proyecto.



De seguro existen otras dimensiones por considerar al momento de formar tu equipo emprendedor. Si bien pensar en los co-fundadores del emprendimiento es el primer paso clave para la formación del equipo de trabajo, la posterior mantención y crecimiento del equipo son igual de relevantes a medida que se avanza. Así que esperamos que estos 5 tips te sean útiles para comenzar y sacarle el máximo provecho a tu equipo de trabajo.