• Teamy360

Tipos de emprendimientos: ¿clásico, dinámico o social?

Son variados los tipos de emprendimiento que existen hoy y cada uno tiene sus propias complejidades. Sid eseas emprender es clave que conozcas las opciones que tienes y que escojas aquella que más te acomode.



¿Sueñas con emprender y fundar tu propia iniciativa? En esta nota te contaremos sobre los tipos de emprendimientos que podrías iniciar.


Antes de continuar, debemos tratar de fijar una definición mínima de emprendimiento y de emprendedor(a). Por un lado, el emprendimiento se refiere a la acción de iniciar un negocio. Mientras que el emprendedor es la persona que gestiona los riesgos asociados para transformar la idea en ese negocio.


Independientemente del rubro al que te quieras dedicar, te explicaremos 3 tipos de emprendimientos que podrías escoger:


1. Emprendimientos clásicos


Este tipo de emprendimiento está mayormente relacionado al surgimiento de pequeñas y medianas empresas, usualmente iniciadas por una persona o una familia.


Normalmente no conlleva implementar una gran innovación, sino una actividad que genere ventas para lograr independencia económica. A lo más puede considerar pequeñas innovaciones incrementales para mantener la empresa.


Estos negocios comúnmente prestan un servicio, elaboran productos tradicionales o venden productos de otras compañías. Por ejemplo, un restaurant o un quiosco son ejemplos representativos.


No obstante, su característica transversal es que están enfocados en mercados locales de riesgo relativamente bajo. Así que, su crecimiento suele ser lineal y, en gran medida, dependen proporcionalmente de la inversión involucrada. Para ganar más se debe invertir más.


2. Emprendimientos dinámicos


Son también conocidos como emprendimientos escalables. En este caso, la innovación pasa a ser una herramienta esencial del emprendedor.


Están principalmente relacionados al surgimiento de negocios con gran ambición de crecimiento. Usualmente desarrollados por equipos de personas en torno a una tecnología, proceso, modelo de negocios u otra innovación que represente una ventaja comparativa respecto a las compañías ya existentes.

Su característica transversal es que se enfocan en mercados regionales o globales donde el riesgo es mucho más alto.


Generalmente están asociados a una innovación radical o disruptiva. A veces su crecimiento es lento al inicio; necesitando una gran inversión para compensar la pérdida de dinero, pero con el tiempo se vuelve exponencial si la propuesta es exitosa.


Ejemplos de este tipo de emprendimiento han sido los casos Google, Uber, Cornershop, entre otros.


3. Emprendimiento social


Durante varios años han existido las instituciones públicas, las empresas privadas y las organizaciones sin fines de lucro, quienes han trabajado a su manera para atender las necesidades sociales existentes. Pero, no ha sido suficiente para solucionar los desafíos globales.


Los emprendimientos sociales surgen relativamente hace poco como respuesta a esta situación. Su principal objetivo es generar impacto social y para ello combinan características tanto de las empresas tradicionales como de las organizaciones sociales.


Se basan en modelos que no dependan de donativos de terceros, sino que también buscan generar ingresos mediante la venta de productos o servicios. Así, el emprendimiento es sustentable en el tiempo y puede concretar su objetivo social.


Normalmente, los emprendedores que lideran estos tipos de emprendimientos poseen un alto compromiso social, una visión de negocios y un interés marcado por innovar.


Algunos ejemplos son Lab4U, My Coffee Box o Inclúyeme.com.



Algo clave a tener en cuenta para decidir el tipo de emprendiemiento que deseas comenzar es conocer también el tipo de emprendedor que eres tú, según tu personalidad e intereses. Revisa esta información y de seguro tendrás una visión mayor sobre hacia dónde ir con tus ganas de emprender.



Si ya sabes qué modalidad de emprendimiento te gustaría trabajar, te invitamos a seguir leyendo nuestra nota sobre cómo armar tu equipo de trabajo inicial, para que puedas comenzar armando tu proyecto de la mejor forma posible.